Universidad de Burgos
Universidad de Burgos
  • Ingles
  • Portugues
  • Chino
Imprimir. Este enlace se abrirá en una ventana emergente.

005.- Hay más de 21.000 experiencias de aprendizaje solidario.

16/06/2008

Hay más de 21.000 experiencias deaprendizaje solidario
Las prácticas se extienden en la región
Lunes 16 de junio de 2008 | Publicado en la Edición impresa Noticias de Cultura

Roxana Guevara y Rafael Costas vieron que en su barrio, la Banda del Río Salí, en las afueras de San Miguel de Tucumán, las madres adolescentes no amamantaban a sus bebes por miedo a que se les deformara el pecho. Los niños estaban desnutridos y con problemas de salud.

Ambos decidieron capacitarse en promoción de la lactancia materna y prevención del embarazo adolescente, y difundir sus conocimientos entre las jóvenes mamás que se realizan controles en los centros de salud: en dos años, las consultas por diarrea y bajo peso disminuyeron. Lo notable es que Roxana y Rafael tienen 16 años y lograron este cambio gracias al trabajo realizado con sus compañeros de la Escuela de Comercio Banda del Río Salí.

Cada vez son más las escuelas del país que desarrollan proyectos solidarios en respuesta a los problemas de su comunidad y de su propia realidad: desde la creación del Programa Nacional Educación Solidaria, hace diez años, las experiencias documentadas por el Ministerio de Educación pasaron de 20 a más de 21.000 el año pasado.

Entre otros proyectos solidarios diseñados y puestos en marcha por la solidaridad y el trabajo de alumnos y maestros, en nuestro país y en la región del Mercosur se destacan los que promueven, por ejemplo, la capacitación para aprender a trabajar las huertas familiares, el diseño y la producción de materiales didácticos para niños y adolescentes con trastornos del espectro autista, la educación vial en una escuela ubicada detrás de un aeropuerto y con una fuerte afluencia de tránsito, la promoción de la autoproducción de alimentos y la realización de letreros en braile para un municipio.

"Estamos seguros de que este número es sólo la punta del iceberg de miles de experiencias que se vienen desarrollando silenciosamente en todo el país", dijo a LA NACION la coordinadora del Programa, Nieves Tapia.

Un sistema en auge

Los crecimientos más importantes de estas prácticas se registraron en el año 2000 (aumentaron de 93 a 2974) y en 2003 (de 6221 a 11.784). "Los dos grandes picos coinciden con los años previos a la crisis de 2001, que en el interior se sentía desde antes, y con los posteriores, por las consecuencias que dejó en las comunidades", añadió.

Con la Argentina como pionera, estas experiencias se extendieron en otros países de América latina. La semana última, la ciudad fue sede del II Encuentro de Escuelas Solidarias del Mercosur, con la presencia de docentes y estudiantes secundarios de Uruguay, Brasil, Paraguay, Chile, Bolivia, Colombia y la Argentina. "En el primer encuentro, en 2005, los desniveles entre países eran muy fuertes. Este año vimos que muy rápidamente han crecido experiencias muy sólidas en los otros países", precisó Nieves Tapia.

"Lo importante es que, con estos proyectos, los alumnos se forman académicamente, pero también en valores y ciudadanía", sostuvo la coordinadora, al recibir a los visitantes en el Instituto Cabrini, en Flores.

Las experiencias

Papeles en mano y estudiando seriamente lo que iba a decir, Víctor Duarte, un paraguayo de 17 años del colegio nacional Aguaity, se acercó a esta cronista para contarle su proyecto: "Vivimos en una zona rural, pero la gente de la comunidad no produce su tierra, sino que compra productos en el supermercado, paga por ellos y no sabe de que calidad son. Nosotros les enseñamos que pueden producir sus propios alimentos".

La firmeza en las palabras de John Rodelo, un colombiano de 16 años cuya escuela está situada en un monte tomado por las FARC, transmite su convicción. "En nuestra comunidad, las niñas quedan embarazadas a temprana edad, se tiran el futuro y no tienen una vida digna. Y a nosotros nos quitaron dos rectores. Por eso nos esforzamos en enseñar que existen derechos a la libertad y a la vida, y que deben defenderse", dijo el joven. En su escuela, en San Juan de Nepomuceno, los estudiantes promueven la educación para el ejercicio de los derechos humanos y la sexualidad.

La profesora de arte Marcela Ravagnan coordina el proyecto solidario de las alumnas de quinto año de la escuela mendocina Mercedes A. de Segura, en San Rafael. A partir de lineamientos de la Universidad de Burgos, la consigna para el trabajo final del curso es elaborar materiales especialmente diseñados para niños autistas.

"Notamos la falta de material didáctico para la enseñanza de niños autistas, que además es un trastorno que en nuestra comunidad está creciendo, y quisimos contribuir con esta problemática. El trabajo final deja de ser una mera tarea para aprobar. Las chicas interactúan, se relacionan, preguntan y se interesan", dijo Ravagnan.

La pérdida de la identidad cultural y la subestimación del patrimonio histórico es un escenario repetido en las pequeñas comunidades. Así, en el estado brasileño de Paraíba, los alumnos trabajan en la revalorización del patrimonio histórico del municipio de Picuí.

"Los niños necesitaban un soporte para conocer su identidad. Hicimos un relevamiento histórico y ellos lograron absorber los conocimientos. Hoy tienen la camiseta puesta. Los resultados generan mucho orgullo y gratifican", contó el profesor de historia Robson Dos Santos Ferreira.

Por Nathalie Kantt
De la Redacción de LA NACION

 

Fuente: La Nación (Argentina).

Webmail-UBUNet

Webmail-UBUNet
https://correoweb.ubu.es/UBUNet

Buscapersonas UBUVirtual

Buscapersonas- UBUVirtual
BuscapersonasUBUVirtual
Universidad de Burgos
Universidad de Burgos
Resolución recomendada: 1024 x 768