Universidad de Burgos
Universidad de Burgos
  • Ingles
  • Portugues
  • Chino
16/02/2009

La UBU y esos molestos idiomas

Leonardo Pérez

Si, como decía Lampedusa, algo tiene que cambiar para que todo permanezca igual, el Espacio Europeo de Educación Superior (EEES) está introduciendo una serie de cambios en la universidad española que me temo que en lugar de que todo quede más o menos igual, va a quedar mucho peor. Uno de esos cambios, los demás los dejo en el fondo del tintero para mejor ocasión, es el de cambiar de nombre a las titulaciones y reajustar los planes de estudio al antojo y conveniencia de cada profesor, área de conocimiento, departamento, facultad o universidad, para que se ajusten a las directrices de dicho espacio europeo.
Como bien implica el nombre, uno de los objetivos del EEES es la internacionalización de la universidad, de forma que el estudiante que comienza una carrera en un país determinado pueda continuarla y acabarla en países distintos. Además de vivir en otros países y conocer su cultura, el paso por otras universidades completaría su formación estupendamente. Pero es obvio que para que un alumno o alumna pueda irse a estudiar a otro país debe tener un cierto nivel de conocimiento del idioma que se hable en él. En unos casos será importante conocer el idioma y su cultura, y en otros se deberá además conocer el idioma desde un punto de vista técnico.
Cualquiera que visite, por ejemplo, la página web de la tercera mejor universidad del mundo, el Instituto Tecnológico de Massachusetts, se dará cuenta de que en ella puede uno estudiar no sólo carreras técnicas sino también carreras de humanidades, y dentro de estas, seis titulaciones de idiomas modernos y sus literaturas: inglés, español, chino, japonés, alemán y francés.
Pero no hace falta fijarse en la tercera mejor universidad del mundo. La universidad estatal Bowling Green, de Ohio, una de las muchas universidades de tamaño medio que hay en el mundo, ofrece titulaciones en español, inglés, francés, alemán, ruso y latín. No está mal para una universidad pública de una pequeña ciudad del mid-west norteamericano.
Está claro que estas dos universidades, y seguro que muchísimas más, dan a los idiomas la importancia que en el mundo actual tienen, y no envían a sus estudiantes a estudiar idiomas a otros lugares.
Hace años, en Burgos se podían estudiar los tres primeros años de Filología Inglesa y Filología Francesa, además de Filología Hispánica. De repente se crea la Universidad de Burgos, y los idiomas sufren el primer varapalo, quedando feamente incluidos en la titulación de Humanidades, cuyo fracaso a nadie se le escapa, y como asignaturas optativas en las carreras técnicas. Ahora, paradójicamente, cuando uno de los objetivos de la universidad es alcanzar horizontes internacionales, los idiomas están a punto de volver a recibir otro varapalo, para lo cual se argumenta que los idiomas se pueden estudiar muy bien fuera de la Universidad.
Lo ideal para los alumnos, y para nuestra Universidad, sería que, aparte de una titulación en toda regla de Lenguas Modernas, hubiera en todos los grados al menos dos idiomas obligatorios (de los que el alumno elegiría uno) y que algunas asignaturas se impartieran en esos idiomas. Es esto precisamente por lo que la UBU tendría que apostar, y no por crecer a fuerza de añadir titulaciones que, en modo alguno, van a hacer que nuestra universidad sea mejor o peor de lo que ya es. Somos lo que somos: una universidad digna, donde las haya, pero pequeña y de provincias, y su objetivo ha de ser mejorar la calidad de lo que ya se tiene y con los medios humanos de los que dispone. Tener más titulaciones no nos va a hacer mejores y tampoco va a aumentar el número de alumnos, entre otras razones porque no los hay. Si se apostara por la obligatoriedad de los idiomas y por un cierto bilingüismo, es decir, por titulaciones en las que se puedan impartir asignaturas en otro idioma diferente del español, otro gallo nos cantaría, aparte de que nuestro puesto en el ranking universitario subiría considerablemente.
La verdad es que no se entiende esa inquina hacia los idiomas por parte de nuestra Universidad. Individualmente, muchos docentes de la UBU están a favor de los idiomas, pero a la hora de implantarlos en sus titulaciones no quieren saber nada. Es como si les dieran miedo, como si fueran algo desconocido y molesto a lo que temen enfrentarse. Los idiomas no empobrecen ni limitan; más bien enriquecen y, sobre todo, abren las puertas a esa internacionalización que tanto se desea y que tan necesaria nos es. Los idiomas son el mar, el pasaporte que nos franquea el acceso a otras gentes y otras culturas. Sin ellos, seguiremos anclados en la barbarie que conlleva la falta de contacto con los que hablan distinto. Trece años atrás, la UBU dio un tropezón idiomático sin sentido alguno; espero que esta vez no vuelva a tropezar en la misma piedra y se internacionalice de verdad y no de boquilla. Las oportunidades no siempre llaman dos veces a la misma puerta.
(*) Leonardo Pérez García es profesortTitular de Filología Inglesa y director del Departamento de Filología de la UBU

Fuente: Diario de Burgos

Webmail-UBUNet

Webmail-UBUNet
https://correoweb.ubu.es/UBUNet

Buscapersonas UBUVirtual

Buscapersonas- UBUVirtual
BuscapersonasUBUVirtual
Universidad de Burgos
Universidad de Burgos
Resolución recomendada: 1024 x 768