Universidad de Burgos
Universidad de Burgos
  • Ingles
  • Portugues
  • Chino
Imprimir. Este enlace se abrirá en una ventana emergente.

ELEKTRA

ELEKTRA  

Richard Strauss

Duración Aproximada:         1 h. 45 min.

 

Ficha artística

Temporada 2007 / 2008

Titulo                                                                      Elektra
Dirección de escena                                          Guy Joosten
Escenografia                                                        Patrick Kinmonth
Vestuario                                                               Patrick Kinmonth
Iluminación                                                           Manfred Voss
Coreografía

Nueva Coproducción: Gran Teatro Liceo

La Monnaie-De Munt (Bruselas)

Primer día de ensayos lunes, 7 enero 2008

Fecha: 03 de Marzo de 2008

Dirección Musical                                                  Sebastián Welgle
Klytämnestra                                                          Eva Marton
Cover Klytämnestra                                               Renate Behle
Electra                                                                     Deborah Polaski
Chrysothemis                                                         Adrianne Pieczonka
Aegisth                                                                    Graham Clark
Orest                                                                        Albert Dohmen
Der Pfleger des Orest                                           Knut Skram
Die Vertraute Klytämnestras                                Claudia Schneider
Die Schleppträgerin                                              Michelle Marie Cook
Ein junger Diener                                                  Charles Hens
Ein alter Diener                                                      Knut Skram
Die Aufseherin                                                       Renate Behle
1. Magd                                                                   Lani Poulson
2. Magd                                                                   Claudia Schneider
3. Magd                                                                   Mireia Pintó
4. Magd                                                                   Michelle Marie Cook
5. Magd                                                                   Henriikka Gröndahl

Tragödie en un acto. Libreto de Hugo von Hofmannsthal sobre la obra de Sófocles. Música de Richard Strauss. Estrenada el 25 de enero de 1909 en la Hofoper de Dresde. Estreno en España en el Gran Teatro del Liceo el 15 de febrero de 1949.

 

Síntesis argumental

ELEKTRA Electra (1909) de Richard Strauss es una ópera –subtitulada Tragödie – en un acto, escrita sobre un libreto de Hugo von Hofmannsthal, basado a su vez en la tragedia homónima de Sófocles. Strauss, que en 1903 había visto en Berlín la versión de la tragedia griega de Electra que había realizado Hofmannsthal, decidió convertirla en ópera y se inició así una estrecha colaboración con el escritor austriaco que duraría veinte años con espléndidos resultados.

El texto cautivó a Strauss por la violencia extrema con la que se expresan las pasiones y por la fuerza y el carácter de unos personajes que nos llevan a la Grecia arcaica y feroz de las tragedias clásicas, en un paisaje desolado y áspero, lejos de los modelos clásicos de Winckelmann y del humanismo de Goethe, al tiempo que planteaba un tratamiento moderno del mito con elementos del psicoanálisis. Este enfoque ha de relacionarse con la irrupción en aquellos años del Expresionismo en el mundo germánico, que marca de forma evidente el texto y la música.

Elektra, protagonista absoluta de la tragedia, vive, prisionera en el palacio de los Atridas, con un único objetivo: vengar la muerte de su padre, Agamemnon, que tras su retorno victorioso de la Guerra de Troya fue asesinado por su esposa y madre de Elektra, Klytämnestra, y por el amante de ésta, Aegisth, para apoderarse del trono de Micenas. Vestida de harapos y embriagada de odio, vaga por el palacio esperando de forma obsesiva la llegada de su hermano Orest que ha de llevar a cabo el acto exterminador.

Intenta en vano obtener la complicidad y ayuda de su hermana Chrysothemis, quien desea olvidar y vivir a pesar de los terribles hechos, casarse y tener hijos. En una impresionante escena, Elektra se enfrenta a su madre, envejecida y patética, que intenta despertar la piedad de la hija rebelde confiándole las espantosas noches de insomnio y las inútiles ofrendas a los dioses. La noticia de la muerte de Orest resulta falsa, el hermano llega y después de un conmovedor reencuentro con ella, cumple finalmente su cruel destino matando a la madre y a Aegisth. Elektra, dominada por una emoción incontenible, se entrega a una danza ritual hasta que no puede resistir la salvaje alegría que rompe su corazón y cae muerta.

A los elementos procedentes de la tradición griega –el crimen perpetrado contra el jefe de los Atridas, la relación indigna entre Clitemnestra y Egisto, el deseo de venganza de Electra, el amor fraternal hacia Orestes y Crisotemis, el matricidio– Hofmannsthal añade un paroxismo, una presencia obsesiva de la muerte y la crueldad, un continuo de gritos, invocaciones y anatemas que distorsionan el modelo clásico y a los que la orquesta straussiana, de una fuerza tímbrica inaudita, da una dimensión terrible, con pocas concesiones a la invención melódica y agresivas células temáticas. La tensión musical no tiene casi precedentes en la historia de la ópera –disonancias, cromatismo exasperado, sobreposición de tonalidades–, reflejo del alma enloquecida y desesperada de la protagonista.

 

Información complementaria

Dentro de la espléndida obra operística de Richard Strauss, Salome (1905) y Elektra (1909) se agrupan habitualmente bajo un mismo epígrafe —el de «óperas negras»— en contraste con las llamadas «óperas rosas», como serían Der Rosenkavalier o Ariadne auf Naxos . De hecho, sin embargo, Elektra responde a una estética muy distinta a la de Salome , e incluso antitética. Entre una y otra se produce la irrupción del Expresionismo.

ELEKTRA En efecto, entre escoger como protagonista de la ópera a una princesa oriental como Salome o al personaje de una tragedia de Sófocles, entre escoger a Oscar Wilde o a Hugo von Hofmannsthal para el texto, hay la misma distancia que encontramos entre el Decadentismo —sensualista, instintivo y perverso— y un intento de regresar al legado clásico —sobrio, ético y universal. El mismo Hofmannsthal, al asignar colores a estas dos obras, atribuía a Salome «el púrpura y el violeta en una atmósfera asfixiante» y a Elektra «los colores de la noche y el día, los del negro y la claridad». Donde reside, sin embargo, el auténtico contraste —y la novedad de Elektra — es en la música de Strauss.

Porque es la música la que hace de Salome un espectáculo para ser contemplado con el placer del escalofrío y de Elektra una tragedia expresada desde el interior de la mirada implacable, lírica y vengativa de la protagonista, potenciada hasta el paroxismo por el dolor y la voluntad de venganza. La música, aquí, no describe, expresa. Kasimir Edschmid, escritor y teórico del Expresionismo alemán, escribía (1917): «El Expresionismo no mira, ve; no explica, vive; no reproduce, recrea». No se podía decir mejor. Por eso, el sentido de una música como la de Elektra que, como decía el propio Strauss, ha sido «llevada a los confines más extremos de la armonía... y de la capacidad de escuchar de nuestros oídos», reside en que en ella hallamos toda —y únicamente— el alma enajenada y desesperada de la protagonista.

Webmail-UBUNet

Webmail-UBUNet
https://correoweb.ubu.es/UBUNet

Buscapersonas UBUVirtual

Buscapersonas- UBUVirtual
BuscapersonasUBUVirtual
Universidad de Burgos
Universidad de Burgos
Resolución recomendada: 1024 x 768